Los nuevos avances terapéuticos conseguidos a través de la medicina biológica regenerativa y de la bioingeniería tisular, han dado paso al nacimiento de una nueva medicina más natural, eficiente y eficaz, que potencia los mecanismos de regeneración en detrimento de los de reparación.

En este sentido, el uso actual de factores de crecimiento, de ciertas citoquinas, de fracciones proteínicas y el de las células madre mesenquimales adultas obtenidas de la fracción estromal vascular (SVF) de diferentes tejidos, abre la puerta a la Medicina Translacional.

La nueva medicina regenerativa se propone reparar los tejidos dañados utilizando mecanismos similares a los que de forma natural usa el organismo para la renovación de las poblaciones celulares que van envejeciendo y que deben ser sustituidas por otras que suplen su función.

Hoy en día la medicina que más se practica dentro de la Medicina Regenerativa es la Medicina Translacional.

Actualmente, de manera habitual se extrae y se procesan los factores de crecimiento de la sangre venosa del paciente (PRP o plasma rico en plaquetas) y se implantan de forma autóloga en el mismo acto quirúrgico.

También está incluida la extracción de células mesenquimales adultas derivadas del tejido adiposo “ADSC” (ADSC o Adipocyte Derived Stem Cells) de su fracción estromal vascular o  “SVF” y su implantación en la zona a tratar, sin la realización de una manipulación sustancial, realizado de forma autóloga y en el mismo acto quirúrgico, “in situ”,  siguiendo los protocolos GMP.

Search